Día 5, último día en Detroit

Aunque la competición ya se había acabado, nos levantamos temprano. Nos esperaba un último día en USA muy divertido.

Tras desayunar más tranquilos que el resto de la semana planificamos como sería este día. Diez de nosotros teníamos entradas para ver un partido de baloncesto, mientras que el resto decidió hacer un poco de turismo y ver algunas cosas de Detroit como el museo de arte, o callejear por el Detroit más profundo.

1312

A las diez salimos del hotel en dos coches para dirigirnos a Cleveland, situada a 271 kilómetros. Después de casi tres largas horas, llegamos a la ciudad. El tráfico era enorme. Todos habían venido a ver el partido. Con mucho esfuerzo y paciencia logramos encontrar un lugar para aparcar. El aparcamiento estaba cerca del estadio de los Cavaliers así que no nos costó mucho llegar.

Entramos por la puerta y pronto nos quedamos maravillados del ambiente y la cantidad de gente que había venido para ver el partido que decidiría quien llegaba a las semifinales.

Aunque nos costó un poco entender cómo llegar a nuestros asientos y no vimos los primeros dos minutos, la emoción y la euforia que sentíamos era inigualable. Durante las tres horas que duró no paramos de gritar y animar. Disfrutamos con los mates, los tapones y los triples.

IMG_5129

Una vez terminado el partido, fuimos a dar una vuelta por la ciudad y a comer unas pizzas.

Después regresamos a Detroit y cenamos con el resto del equipo unas muy buenas hamburguesas.

Así concluyó nuestro último día en Detroit. No paramos de disfrutar ningún momento